Cementerio, donde reposa la vida

cristo-mieles-cementerio-sevilla-comasDon Juan Tenorio sigue rondando las calles, las ventanas de los cenobios donde se asoman niñas que quieren ser monjas pero que siguen soñando con la seducción que llega cabalgando en una retahíla de palabras, con las manos que ascienden por una escala y unos labios que buscan el rosal de las mejillas, que van pronunciando versos que son anzuelos para la emoción y para el amor.

Hay una ronda de capas que baten los viejos pedrajes de estrechas calles que vienen a confluir en la barreduela donde se asoma la luna, donde se vierte la sombra alargada de unas melodías que recuerdan amores pasajeros, historias de pasiones que mueren cuando muere la noche, que nacen cuando fenece el día.

Vuelven los viejos entornados en sus sayas, fantasmas que caminan por los claustros donde rezaban, acariciando el frío de las tardes del otoño que se impregna en los mármoles para recordar el sentir de la muerte, el poder de la vida, la fantasía de los sueños van gimiendo en las fuentes, el placer del silencio que enarbolan los trinos de los pájaros acomodados en las ramas de los cipreses. Es la comitiva fúnebre que va marcando el paso del torero, el gentío proclamando la tristeza con el llanto, ese aleteó de las voces que se quedan dentro y que mueren en suspiro lastimero, ¡ay la juventud vencida por la parca!

Es la melodía del viento que se construye en arpegios elevados del suelo, en leyendas cinceladas para sobrevivir al olvido, cuánto te quiero, madre mía, para eternizar los recuerdos que se fueron fijando en aquellos que no supieron que existieron. Es un canto doloroso, un mester de clerecía que se agrieta en el requiebro, un quejío que taladra la mañana limpia, el muro de los silencios que se yergue en este espacio donde habita el sentimiento, donde los reposan los cuerpos, donde se asoman las almas para seguir viviendo. La tierra que se alimenta de sus historias, y las esparce en el tiempo para convertirlas en secretos que solo Dios va compartir, convirtiéndose en su dueño, vuelve lucir con los tientos del sol cuando la baña, cuando lamina su epidermis hasta batir la calzada y convertirla en oro fino.

Es la paz de los vencidos, de los que duermen el sueño de la justicia, del descanso que procura la verdad más rotunda, la verdad que conmueve el alma, la verdad que se venera desde el principio del tiempo, la voz de Jorge Manrique vagando y forzando entuertos en cada esquina, recordando al alma dormida, que avive el seso y despierte, que la vida es un suspiro que viene rondando la muerte. ¡A qué luchar contra el destino! Es éste que nos suspende en el dolor, un lugar bello y hermoso que recorre la memoria, que recuerda el designio final de la carne.

Ahonda el sosiego y la pena, rivalizan el sentido y la ira, porfían la duda y la certeza, para conquistar esta tierra. Hay miradas que se pierden y visiones que no entienden que el tiempo viene trotando para acercarnos al borde de la existencia, que vamos buscando sentido a lo que sentido no tiene. Este querer y poder recordar a quienes fueron sangre de la sangre que por las venas se vierten hasta regar el dolor y comprender que el amor persiste, que vuelve, que taladra el corazón, que arrebata sentimientos y retrae la sinrazón.

Ver el camino florido, desandado el sendero que culmina con la luz, es signo de plenitud. Este jardín del que brota tanto verdor es el corredor de la vida. Atrás queda el dolor. Atrás queda el camposanto. Una lágrima perdida para regar el candor de una leyenda en el mármol. Dios me ampare, que acoja mi cuerpo al fin, no tengo donde vivir, más que el seno divino. Enséñame el camino, mi Dios, para obtener el descanso.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en RECUERDOS, RELIGIÓN. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s