Legitimidad en las hermandades

           costalerosEstamos perdiendo los papeles. Y además a pasos acelerados y de una manera incomprensible. Las Hermandades y Cofradías tienen un principal sentido: manifestar públicamente la fe que voluntariamente decidimos promulgar y constatar el servicio catecumenal que provienen de los mandatos que manan de la Santa Madre Iglesia. No es una cuestión que pueda dirimirse, ni mucho menos poner en duda.

            Las Hermandades y Cofradías han sabido bandearse en los tiempos, adecuándose a ellos y han salvado las más variopintas y peligrosas situaciones. Han soportado y esquivado la persecución, el acoso impune, cuando no dirigido, de los más sangrientos regímenes políticos, les han sido desamortizados sus bienes, se han quemado sus sagradas imágenes, han sorteado los dictámenes de espesas dictadura y han sabido mantenerse en estos tiempos convulsos de constantes ataques a la Iglesia y al sentido religioso que se supone debe prevalecer. Tras los embates de estos inclementes agentes, tras salir victoriosas de tantas furias y ensañamientos aparece un peligro que pudiera minar los estrictos comportamientos y deberes, obligaciones y derechos, de las Cofradías. Sus propios hermanos. Parece increíble pero es así.

            De un tiempo a esta parte se vienen plasmando actuaciones que nada tienen que ver con la piedad, ni con el fervor, ni con relevancia espiritual interior que se recogen en las normas de actuaciones religiosas, o mejor dicho, en el mensaje de Nuestro Señor Jesucristo que se plasma en los Evangelios. Se cuestiona todo y todo se pone en un brete porque anteponemos nuestros deseos personales a los colectivos. No debemos olvidar que las Hermandades son pequeñas sociedades que se reflejan la cotidianidad de la vida, que son dirigidas por la imperfección del hombre y por tanto, pueden reflejar sus defectos, que sobresalen siempre sobre las grandes virtudes. Vaya por delante que no podemos admitir, ni admito personalmente, los abusos ni las gestiones autoritarias. No solo porque no coinciden con mis posicionamientos personales ante político, social y religioso, sino porque se contravienen los mandatos de Dios y los de Cristo.

             Que una Junta de Gobierno tome una decisión para cambiar el grupo de capataces y se promueva una revuelta, con pronunciamientos y la emisión de comunicados más propios de estratagemas políticas que de menesteres piadosos, me parece fuera de tiempo y lugar. Y uno piensa si no estamos vulgarizando lo que tantos siglos tiene a sus espaldas, si no estamos traicionando la memoria de quienes se dejaron la vida y sus bienes en fomentar el amor a Dios, a Cristo y a su Bendita Madre la Virgen. La grandeza de lo religioso sobre lo humano se sustenta en la Fe no en las obras materiales ni en la constatación de las construcciones del hombre, eso adquiere un carácter secundario. Las reivindicaciones deben basamentarse en la obtención de beneficios para el común de los componentes de las Hermandades y no anclarse en la supremacía de los privilegios de una parte de ella. ¿Quién pide opinión a los nazarenos que ni siquiera escuchan la música, ni vislumbras los virtuosismos que se realizan a los pasos, que pagan y soportan las inclemencias de sus penitencias? ¿Somos imprescindibles quienes formamos parte de las hermandades? ¿Podrán funcionar sin nosotros? Seguro. Llevan siglos haciéndolo. Lo imposible será que se mantengan sin los referentes espirituales. Una cuadrilla de costaleros, cuyos miembros se supone que llegan movidos o motivados por la devoción que mantienen a sus Sagradas Imágenes, no debieran poner en cuestión tan intrascendente. Lo verdaderamente importante es lo que sacan a la calle y posiblemente ellos no serían nada sin Ellos.

          Las protestas y movilizaciones no debieran tener cabida en las Cofradías. Que algunos miembros de algunas Juntas de Gobierno actúan mal, con injusticia o con inequidad, pues que se arbitren las reclamaciones en los cabildos, que sean los Hermanos, todos los Hermanos los que se pronuncien, que diriman y aprueben las peticiones. Si aún así se obstinan en no oír y aceptar los acuerdos tomados en asamblea, hay conductos reglamentarios religiosos que arbitran estas cuestiones. Pero no podemos convertir nuestras Hermandades en asociaciones desposeídas de su carácter religioso, ni imponer nuestros pensamientos con premisas autoritarias porque se estarían utilizando los mismos métodos despóticos contra los que se intentan luchar. No podemos convertir lo esencialmente fraterno en una constante beligerancia porque nos desacreditamos ante los que están ansiosos por destituirnos de las substancias espirituales que nos nutren, del carácter democrático que siempre han primado en nuestras Hermandades. Los cabildos son los que legitiman o desautorizan a las Juntas de Gobierno. Las reglas sostienen elementos para sus convocatorias extraordinarias. Con la legitimidad en la mano nadie puede oponerse a una decisión colegiada de los hermanos que incluso pudiera ser no coincidente con quienes la convocan. Actuaciones de otra índole convierten a la Semana Santa en una celebración cultural que nada tiene que ver con lo que hemos heredado. Somos conscientes de estos valores y debemos, estamos obligados a conservarlos, no  a destruirlos.

Galería | Esta entrada fue publicada en SEMANA SANTA. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Legitimidad en las hermandades

  1. Homenaje dijo:

    Nada más lejos de la realidad. El que quiera lucirse que se ponga un traje y se vaya al SIMOF. No se juega con la fe de mucha gente. Esa cuadrilla se puede ir tranquilamente, que seguro vendrán otros que respeten más a sus sagrados titulares y si no, que lo saquen a rueda. No se chantajea a la fe del pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s