El tejerazo de la sexta

tejeroCasi todo está inventado. Menos en la política, que cada día inventan nuevas formas de tergiversar la realidad con las que ir jodiendo al personal, pocas son las cosas que tienen alguna razón para cambiar. En el fútbol, por más vueltas que le den algunos tecno entrenadores, algunos virtuosos de la palabra que han encastrado algunos términos más propios de la filosofía o la metafísica, ya está todo concebido. Las modificaciones son improvisar sobre lo certero. El que meta más goles es quien gana y para ello basta con tener buenos jugadores –ahí es donde se establece la criba- que marquen la diferencia con sus contrincantes y para ello es necesario tener la fortaleza económica que sólo poseen algunos clubes. Pasa igual en otras facetas de la vida, en la nobleza de otros estadios profesionales, docentes o intelectuales. Cierto es que la vida tiene que progresar en factor científico que ahí sí que hay que seguir indagando, investigando y dotando de medios económicos y físicos para consecución de una mejor calidad de vida a esta especie que hurga cada día, con más inquietud, en la manera de cambiar lo que casi no tiene otra concepción.

El pasado domingo, veintitrés de febrero, se cumplían treinta y tres años del intento de golpe de estado que dirigió no sabemos todavía quién pero que ejecutaron los famosos Tejero, Milans del Bosch y Armada. El elefante blanco sigue escondido en la maleza de la sabana de la cobardía y la inequidad. A saber. Porque a pesar del tiempo transcurrido y del susto que nos llevamos algunos, la información ha sido escasa y dirigida. A eso no le podemos poner reparos. Lo han hecho del carajo. Los archivos están blindados a investigadores e historiadores hasta los próximos cincuenta años. O sea que los que sufrimos aquellos tembleques de piernas –personalmente me encontraba realizando el servicio militar- nos iremos de este hermoso mundo sin enterarnos de lo que realmente ocurrió en este país aquel día tardío de febrero, que algunos ya se veían de nuevo celebrando el primero de mayo con las organizaciones del sindicato vertical desfilando por la plaza de España o cantando el gol de Marcelino a Rusia, que aquello sí que fue una hazaña, ganarle a los comunistas la copa de Europa de selecciones. ¡Vamos hombre! Esperemos que nuestros hijos, con una visión mucho más objetiva y menos traumatizada que nuestra generación, sepan y conozcan los hechos con la verisimilitud que merece la historia.

Esta desinformación, esta herida que nos gangrena el alma desde entonces, creíamos que se cicatrizaría en la noche del pasado domingo, que por fin alguien había desempolvado los viejos cajones para airear los papeles de turno. Y allí nos pusimos, frente al televisor con la intención y la alegría por descubrir, por fin, quienes organizaron aquel intento del golpe de estado, cuáles fueron las actividades preliminares y quiénes actuaron en ellas. La Sexta, cadena tendenciosa donde las haya, y cuyo único propósito es elevar su audiencia, sea como sea, al precio que sea, había publicitado insistentemente este evento. Pero oh sorpresa. Todo no era más que una pantomima, una payasada de sumo grado, a la que se prestaron ¿prestigiosos? periodistas y algunos de los políticos que sufrieron en sus carnes aquel terror, de los que se arrastraron por los escaños mientras Adolfo Suárez intentaba retener al general Gutiérrez Mellado, que intentaba imponer su condición jerárquica en el mando militar y era zarandeado por quienes intentaban ultrajar los designios democráticos recién recuperados. Un experimento periodístico que flaco favor le ha hecho al gremio. ¿Qué pensarán ahora quienes se enfrenten al editorial de un periódico, a un artículo de fondo o un reportaje televisivo? ¿Era necesario jugar con algo tan extremadamente sentido?

No todo sirve, ni todo puede ser utilizado para beneficio propio, alcanzar niveles de audiencia e incrementar el volumen publicitario de la cadena televisiva, que por cierto suele verter una información siempre sesgada. Si ya está todo inventando…

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en ESPAÑA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s