Fachadas

Arena en los zapatos

Artículo publicado el 17 de marzo de 2014 en Viva Sevilla

El padre del pintor sevillano Javier de Winthuyssen, cuando tenía que pintar la fachada de su casa, que en Andalucía es costumbre pintarla para la primavera, mandaba al pintor a casa del vecino de enfrente a preguntarle de qué color quería que la pintara. Decía el viejecito encantador: “El es quien ha de verla y disfrutarla; es natural que yo la pinte a su gusto”.
Esta deliciosa anécdota pertenece a la conferencia que el Nobel Juan Ramón Jiménez llamó “El trabajo gustoso” y que les recomiendo que introduzcan en su vida como un mandamiento más de conducta. Me lo agradecerán de por vida.
Les cuento esto porque un año más, tal como se retiran los fríos que tan mal llevamos los sevillanos, la ciudad se despierta y se viste de jovenzuela. Este fin de semana las calles del centro…

Ver la entrada original 268 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s