Tiempo de Cuaresma. El cirio y el oro

NAZARENO CIRIODice mi amigo Ricardo Suárez, el extraordinario pintor que desde la Puerta Real visiona el mundo como solo lo hacen los genios, que los cirios no dan calambres en clarísima alusión a quienes durante mucho tiempo han ocupado cargos de responsabilidad en sus hermandades, vamos oficiales en las juntas de gobierno, y una vez concluida su participación gubernamental deciden no volver por la hermandad, al menos con la frecuencia extraordinaria con la que lo hacían cuando eran secretarios, priostes o diputados mayores de gobierno. Gran verdad, querido amigo, gran verdad. Cierto es también que cuando se adquieren las responsabilidades que van adjunta a los cargos hay que buscar tiempo donde sea y como se porque hay que compaginar el trabajo en la hermandad con la vida profesional o familiar, aunque ésta última es la gran sacrificada, por mucho que nos intenten vender la moto. Del tiempo de ocio es mejor pasar un tupido velo. De ésto sé yo algo. Es difícil y complicado compatibilizar ambas facetas, la devocional con el trabajo porque el día solo tiene veinticuatro horas. Yo he visto llorar a acólitos, mayorcitos ya, como verdaderos niños a la entrada de la cofradía como si la Virgen o el Señor fuesen a ascender literalmente a los cielos y no fueran a volver a sus altares y pedir a un fotógrafo, que tuvo la osadía de captar el momento para gloriosa vanidad del retratado, la instantánea para enmarcarla y ponerla en la cabecera de su cama, en clara alusión al grandísimo amor y devoción que les profesaba. Después, una vez dejado o apartado de este cargo de responsabilidad, si te ví no me acuerdo. También he sido testigo de la presunción por pertenecer a una determinada cuadrilla de costaleros, significando su integración en la misma por su afectuosa devoción al Titular que porta sobre sus hombros, vanagloriándose, poco menos, que sin su participación en la misma, el paso se hubiera quedado en la iglesia, que es el que manda los cambios o el que más empuja, poniendo en duda el trabajo de algunos de los que van acompañándole en las trabajaderas. He llegado a oír, incluso, que ellos no hacen estación de penitencia. Así después, cuando se les echa o deciden no seguir en la cuadrilla, porque deciden marcharse a otras con mayor prestigio costaleril, no vuelven a pisar la hermandad en su vida, dedicándose a despotricar, muchas veces sin razón y desde el más absoluto desconocimiento, en las redes sociales contra quienes dirigen la institución e incluso contra quienes fueron sus compañeros, antes tan buenos y luego tan malos y a los que abrazaba cuando dejaban el paso en la capilla. Eso sí, no se visten de nazarenos no fuera ser que por su antigüedad en la hermandad, en el tramo que le corresponda, no vea más que penitentes delante y detrás suyo y el no estar cerca de las Sagradas Imágenes no es digno de su condición. He visto, también, cómo se han perdido amistades, relaciones casi familiares, cómo se diluían las palabras de adulación y las lisonjas en el aire cuando el grandísimo amigo, el hermano, el confidente de sus secretos personales, por quién daría la sangre si fuera preciso, tenía que tomar la decisión colegiada, porque formaba parte de la junta de gobierno, que le destituía del puesto de confianza que había desempeñado durante algún tiempo. Y entonces todo lo dicho, toda la admiración, toda la bondad y los fraternales abrazos se tornaban, de un día para otro, en desprecio, en maldad y en olvido. E retirarle el saludo y la mirada, en expandir que la hermandad necesitaba otras personas para su gobierno y no los infames que le había desposeído de su condición de diputado, de crucero o auxiliar en la secretaría. Cosas del género humano. He visto desaparecer de la vida de sus hermandades a muchos de los que presumían, y hasta adjuraban de su condición, de su pertenencia durante generaciones a la cofradía, hermanos a los que nadie ha excluido para seguir participando de los cultos, de las actividades que se dedican a los Sagrados Titulares. Han tomado la decisión unívocamente. No conozco ningún caso en el que se haya impedido o franqueado el paso a ninguna parroquia, templo o capilla a nadie. Pero sí consta de muchos, tras una intensa participación, que no se visten de nazarenos, cogen su cirio y ocupan el lugar que les corresponde por antigüedad porque prefieren ver la comitiva en la calle. Cierto es también que quienes de verdad llevan en su sangre el sentimiento y el amor que le transmitieron sus antepasados regresan y ocupan los lugares que le corresponden en la cofradía con la humildad y la sencillez que siempre demostraron cuando desempeñaban labores de gobierno. Lástima que sean menos de los debieran ser. Qué razón llevas, querido Ricardo, cuando refieres lo que otros han dicho.  Cirios somos y en cirios nos convertiremos y sin embargo a muchos les produce alergia banal situarse en las filas penitentes si no van acomodados en las presidencias y llevan el oro de las varas prendidos a sus manos.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tiempo de Cuaresma. El cirio y el oro

  1. maria jesus crespo garcia dijo:

    despues de 25 años tengo una pena grande en mi corazon no puedo pagar lo que devo y lo he puesto en conosimiento de la asistencia social yo lo pienso de pagar pero asta final de mes no puedo ponerme al dia esperare astael sabado a ver que pasa para sacar mi papeleta y poder aconpañar a mi virgen y a mi cristo un saludo a ver que pasa

  2. Rafa Cuadrado. dijo:

    ¡¡AMÉN!!

  3. Luis de Pablo dijo:

    Los que sabemos de verdad de que va esto, aunque pasemos por distintos colectivos de una hermandad, tenemos claro que empezamos nazarenos y moriremos nazarenos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s