Ya huele a feria

1910 fiesta en la feriaComo una muestra para transacciones comerciales entre ganaderos nace la Feria de Sevilla, el veinticinco de agosto de 1846, cuando dos emprendedores de la época –mejor sería decir “dos negociantes” por aquello de contextualizar tiempo y término- redactan una propuesta y elevan la petición al Cabildo de la ciudad para que sea autorice a la celebración de una feria anual, durante los días 19, 20 y 21 de abril. Según los cronistas de época no les fue fácil a los peticionarios conseguir los diferentes permisos –seguimos igual que hace doscientos años- hasta que el alcalde, el Conde de Montelino, accede a la implantación de esta feria. Claro que quiénes se interesan en iniciar, desarrollar y fomentar, en dar continuidad a esta exposición, no son dos sevillanos, como debiera pensar cualquier extraño con sentido común, sino un vasco, D. José María de Ybarra y un catalán, D. Narciso Bonaplata, que situaron sus expectativas de negocio en la ribera del Guadalquivir, desconociendo los entrañables lazos que nos unen a Sevillanos y sanluqueños, por esa vía natural de comunicación que es el río, pasaje fluvial que comunica a las dos ciudades en apenas unas horas.

Las transacciones comerciales dieron paso a la convivencia, a la firma con el apretón de manos, a las cábalas económicas, a los tiras y aflojas comerciales, con una copa de manzanilla en la mano, con un trozo de jamón. El devenir de los tiempos ha ido  moldeando todas las condiciones originales sin dejar rastro de su origen en nuestros días y la provisionalidad y la sencillez con la que fue concebido el recinto de la muestra, su funcionalidad inherente a ratios mercantiles a los que se dedicaba aquel espacio en el Prado de San Sebastián, se fue convirtiendo en práctica y el hábito en tradición. El tenderete, con el corral trasero para los animales, fue dando paso a unas estructuras más sólidas, más confortables, más aparatosas y barrocas, donde el anfitrión ya no sólo se dedicaría a la refrenda de los acuerdos sino a recibir a familiares y amigos y compartir la alegría de sus ventas. La oferta culinaria también se fue ampliando, cuando no acomodando a las pretensiones de sus anfitriones, se fue ampliando con otras variedades alimenticias, que si un pescaíto frito, que si unos langostinitos, que si una carnecita a la plancha, que luego se han implantado como fundamentos esenciales para la convivencia entre quienes participan de la fiesta.

No sé si esta desvaluación de los principios comerciales hasta la concreción de la fiesta tal como la conocemos, tal como nos ha llegado hasta nuestros días, ha sido producto de la necesaria evolución de los tiempos, o sí es el cambio necesario tras la vertiginosa implantación de elementos mecánicos en sustitución de la tracción animal como elementos obligatorios para el trabajo. Lo cierto es que gracias a la iniciativa de un vasco y un catalán, en los que seguramente primó el interés comercial propio sobre los intereses generales de la zona, hoy en día nuestra ciudad se convierte en centro del interés mundial y su repercusión económica sobre la misma viene a convertirse en uno de sus motores económicos, dotando además a sus ciudadanos de unas posibilidades de inserción laboral, al menos durante los días en los que son necesarios sus servicios.

Anda que si a estos señores –recuérdese, un catalán y un vasco- les hubieran presentado, en tiempo y forma, un pormenorizado estudio de marketing y ventas, su ineludible evolución, sobre las posibilidades de crecimiento de su idea, estaríamos hablando hoy en día de la fabulosa fiesta popular de Portugalete o de las grandiosas celebraciones socioculturales de Banyoles o Figueres. Claro, que tampoco contaban con el factor humano, con la personalidad del sevillano, con sus ambages culturales milenarios a cuestas, y que la hace posible con su idiosincrasia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s