Devoción que igual que ayer permanece.

igual que ayer permaneceDesde que salió la cruz de guía, en el mediodía del pasado veinticuatro de mayo, hasta que volvió a entrar, con las primeras luces de la mañana del uno de junio, todas las emociones se concentraron en su entorno. Han sido unas jornadas gloriosas en las que el pueblo ha refrendado la devoción universal de la Virgen de la Esperanza. No se recuerda nada igual en la ciudad y mucho tiempo tendrá que pasar para vivir experiencias parecidas.

¡Qué bien escoltada iba la Virgen! ¡Cuánto amor ofrecido y cuánto fervor desparramándose a sus plantas! Los templos abrían sus puertas y mostraban sus mejores galas para recibirla. Oraciones que se confundían con lágrimas, silencios que eran verdaderos clamores y clamores populares que han ido grabándose en los espacios, en las paredes, en los alfeizares de las ventanas. Balcones exornados con mantones de manila y aromatizados con flores para abrazar, sólo durante unos instantes, solo durante unos segundos que mantenían la ambigüedad de los siglos, y retener una mirada de esta Bienaventurada María, que tiene sede en la Macarena, pero que habita en millones de corazones expandidos por el mundo.

¡Cómo iba la Virgen camino de la catedral sevillana! El primor de la música en cada esquina, en cada tramo, en cada recodo de las calles, anunciando la gloria y verificando que el cielo se encuentra tras la brisa de la tarde, en las primeras sombras de la noche, y que basta sortear la danza de unas bambalinas para alcanzar nuestro fin, el rumor de la plata que va divulgando esta virtud que nos hace mejores y más felices.

¡Qué cercana la Virgen en el Sagrario! El tiempo no tiene medida cuando Ella posa sus plantas en la tierra, cuando adelanta el primor de sus manos para que posemos nuestros labios y asentemos la memoria de los nuestros en nuestros propios recuerdos. No hay cansancio ni tiempo que sea capaz de vencer su mirada, ni el suspiro que se retiene en la frondosidad de su pecho, ni el alivio que se experimenta cuando oímos su voz en el silencio eterno que nos procura su visión. No hay luna en la noche ni día de sol cuando se está tan cerca de esta Niña que parece irradiar belleza en forma de ascua, ni nos asusta el camino porque Ella sola se basta para dar luz a nuestras vidas.

¡Qué bella esta Moza de San Gil elevada a los cielos de Sevilla! Tres días surcando el aire. Tres días mostrándose como Reina y Soberana. Tres días alabada con las mejores palabras, cegando el resplandor de la plata, anulando el poder de los siglos, derogando la soberbia humana, la grande de esos hombres a los que tomaron por locos sin saber que aun habría de llegar La que vendría a ratificar que la locura yace en el amor a esta Madre, que todo empequeñece cuando se muestra, que todo minimaliza con su gracia.

¡Qué asombro asomó a su cara cuando atrás dejó la Giralda! ¡Cómo surcaba la plaza donde se alza la Pureza de su alma, el inmaculado origen con el que dio fin a la tristeza que el hombre se fijaba! ¡Qué envidia desató entre las flores del parque! ¡Cómo se mustió la alegría porque la gran Alegría llegaba a la plaza más grande concebida! ¡Ay, cómo lloraba la fuente cuando la Virgen se iba con los suspiros de España!

Todo fue quedando atrás conforme Ella avanzaba. El día menguando lento, la noche empujando las horas para poder abrazarla. Los piropos surcando el aire se disputaban su sitio en el frontal de su cara. Todo fue quedando atrás mientras Ella caminaba. Cincuenta años prendidos en cada absorta mirada. Cincuenta años atrás la Virgen fue Coronada, proclamada su Realeza y enunciada su Grandeza, que nació en la Resolana, donde se alzaban las huertas, donde sol nunca descansa, donde la luna se vence arrasada por la cara de esta Niña que añora siempre su casa, que vive en la Macarena, que es donde Dios la dejara para que a los hombre nunca les faltara la ESPERANZA.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA, SEVILLA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s