Ensalmos para una Semana Santa recuperada

semana santaA veces nos sacude la nostalgia con una descarga imprevista de melancolía que hace que nos tambaleemos, que nos confundamos, incluso nos desquicie el sentido del tiempo y nos desubique de los hechos que manteníamos como certezas indiscutibles. Es la voz de interior que se presenta de pronto, como esa luz de primavera que nos llena de gozo, que se muestra a los sentimientos sin invitación para elevarlos al éxtasis, para envolverlos en el celofán que nos separa de la realidad, que nos la oculta con su cromática opacidad, y que nos recupera al mundo y sus circunstancias cuando cruje al desenrollarlo y separarlo del alma.

            Buceas en los recuerdos y esta inmersión sentimental te trasporta al universo de la alegría o te ahoga en el mar de la tristeza. Reconoces de pronto a tu amigo en el gesto de un niño, o el ademán descuidado de un desconocido que ignora que es, ahora de improviso y sin tener conciencia de ello siquiera, el causante de tu emoción, de la recuperación de un instante que se había fugado y que logramos reconquistar de las sombras del olvido, gracias a la institución de la memoria en el espacio y en lugar determinado.

            Y no es un hecho promovido por la casualidad, sino que la causalidad de la providencia instaura en ti esos momentos para provocar una turbación espiritual, la proyección incluso de imágenes que pasan ante nosotros, no como fantasmas del pasado, sino como entes cargados de presente, con voz, con miradas incluso con configuración palpable, tangibles.

            La hilera de naranjos ha transfigurado mis pensamientos, ha turbado mis sentidos, ha eclipsado y vencido al poderoso dominio del olvido, que el nigromante que vive en el espeso bosque del psiquis intenta culturar. He recuperado aquella primera noche de la luna caliza asomándose tras la espadaña de Santa Clara y un grupo de jóvenes imberbes, todavía con la inocencia resplandeciendo en sus ojos, caminaban presurosos, con el “programa” enrollado en la mano, por el remanso de paz de San Lorenzo, en busca de la Seráfica Hermandad de la Vera Cruz, porque en ella salían de nazarenos otros, con los que el día anterior repetíamos este mismo rito de camaradería infantil con los que vestían la túnica cielo sevillano de la Hiniesta, y no fuera ser que se nos marchara sin espetar el discreto saludo que les hacía importantes a ellos y a nosotros protagonistas de aquella vivencia pasionista hispalense.

            El aroma de este azahar convulsivo, mariposeando en el verdor de los naranjos, alertándonos de la inminencia del tiempo más precioso, ha venido a evocar las primeras salidas al encuentro de los pasos, de los palios y de las emociones que se desprendían de ellos, desasidos de las pedagógicas manos de nuestros padres, preceptores que nos señalaban la Cruz de Guía de una hermandad, enfilada y airosa en la amplitud de una calle, o de un cortejo caminando sin estridencias en la clara tarde un martes santo, para empaparnos de todo el saber popular que rodea una cofradía, de sus causas y sus angustias, dándonos a beber de la sapiencia cofradiera que otros ya pusieron en su corazón. La alegría de aquellos días en  los que descubrimos toda la verdad que nos transmitieron se me ha desplomado de improviso advirtiéndome, con este anuncio aromático, que aquella primera semana santa en la que me enfrenté, junto a otros amigos, a su grandeza y esplendor permanece inane en el poso espiritual de mis ser. Este aroma de gloriosas admoniciones ha recuperado mi niñez, el candor de mi mirada, mi primer asombro y la constancia recién revelada de que el tiempo es una mentira, de que somos fugaz provisionalidad en los ojos de la Virgen de la Encarnación, donde ya se han implantado los recuerdos de mi amigos Gavira, Rubalcaba y Cruz, aquellos conquistadores de emociones de la semana santa de la niñez.

Galería | Esta entrada fue publicada en SEMANA SANTA, SEVILLA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ensalmos para una Semana Santa recuperada

  1. mmartinezguis dijo:

    Reblogueó esto en Blog de Manuel Martinez H. E..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s