Julia y la Esperanza

foto2Ustedes no la conocen pero Julia es una princesa. No se equivoquen ni piensen en linajes de sangre azul, que ésta lo que posee es la mejor virtud inherente, de por vida y para siempre. Tiene su estirpe fraguada en la sangre que corre por sus venas, la misma que le procura la alegría que muestra en sus sonrisas, una heredad que vierte en los sentimientos, que vienen prendidos a su mejor condición: en el amor. Es una princesita que no aparece en las revistas del corazón porque prefiere guardar sus momentos para los ojos que la miman, para las manos que la cuidan y las voces que le hablan, o que le susurran fragmentos de las mejores óperas, que ella embelesada, por extraño que les parezca, y a pesar de su corta edad, oye sonriendo.

Digo que Julia es una princesa que se aposenta en el trono de la vida, porque ha luchado sabiendo lo que de verdad es la vida. A golpe de espadas, de sufrimientos en las noches y en las esperas del amanecer, ha planteado dura batalla para consolidar el mensaje de amor que sellaron sus padres y ha conseguido, no solo derrotar a su enemigo, sino que alumbra y enarbola la victoria con la luz que nace en sus ojos, que ve en la gloria de su éxito un futuro lleno de esperanza.

Esta princesa, llena de valor y fuerza, se erige en los corazones de los que ya la conocemos, y no hay distancias que nos marquen desafectos, sino al contrario, su reino está aquí mismo, entre nosotros, porque ha nombrado embajadores en nuestro corazón para colmar nuestras almas, que nos hacen llegar sus ojos y sus risas tras el final de la cruzada. Esta princesa tiene cinco meses que son cinco siglos de amor de quienes le rodean, que han tenido la dicha de pugnar a su lado, durante todo el tiempo que ha permanecido recluida en el palacio de sus quimeras. No duden que las paredes de un hospital se transformen escenarios, palcos y gradas donde poder representar sus sueños, porque fueron relatándole los mejores cuentos, las más hermosas fábulas, con los saludos diarios, con las oraciones que a coro cruzaban el universo para hacernos presente y conformar la tropa que la velaba. No íbamos a dejar solos a sus mejores soldados, Natalia y Carlos, ni íbamos a abandonarlos en las vigilias de esta contienda tan difícil, en esta lucha que nunca cansa cuando se trata de arrancar a la dolencia la mentira de creerla suya.

Esta princesita comanda una tropa extraordinaria, una soldada que emergía cada mañana, que tuvo como pago el sol que va brillando en su mirada. Y tiene también la mejor institutriz, un ama de llaves que la protege, una dama que la guarda, desde que naciera. Es la escudera del mundo, La que abre corazones cuando la vida se obstina en romper la felicidad, en quebrar amanecidas. Siempre a su lado, protegiendo a quienes tanto la quieren, a quienes velaron sus sueños, a quienes sintieron engrandecer su alma cuando su sonrisa menuda ponía sentido al esfuerzo y la vida. Nunca les faltó la mano que a sus manos se agarran. Siempre estuvo presente, sigue estándolo, La que alivia toda pena, la Bendita sembradora de esperanza. Ella se aferró a Ella. Así nació su alianza, así ganaron la guerra, la una asida a la Otra. La Virgen tuvo en sus manos el pañuelo que a sus manitas se aferraran. Una cenefa de sueños que no recoge lágrimas, sino extiende la virtud de la alegría que se ancla a la entrañas de quienes sueñan y no acaban de entender lo que tiene explicación.

Julia ya conoce qué ilusión mueve al mundo. Pronto, muy pronto, se reencontrarán. Pronto, muy pronto, volverán a estar juntas, frente a frente, y entonces ya no será un sueño, sino realidad contrastada, de la niña que soñaba con una Dama, que la protegía y velaba. Entonces reconocerá que estuvo siempre segura porque dormía abrazada a la Esperanza.

Galería | Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA, RECUERDOS, RELIGIÓN y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Julia y la Esperanza

  1. Krystyna Tarnowska dijo:

    Maravilloso!!! quien escribió esto????!!!! un placer leer estas líneas!!!

    • Hola Krystyna. Me alegro que te haya emocionado mi artículo. Mi nombre es Antonio García Rodríguez. Este es mi blog personal donde escribo, periódicamente, artículos. Espero que te gusten. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s