Te echábamos de menos

     35471080   Es esta fecha la de la nostalgia. Los momentos compartidos, con familiares y amigos, rompiendo rutinas y fragmentando la cotidianidad, vienen a conformar una especie de soledad sin fondo que mancilla la alegría descontrolada de apenas treinta días antes. Es como si el tiempo buscase venganza y anclara sus represalias en el fondo del alma. ¿No habéis sentido cierto desasosiego en el despertar, con las calles fondeadas en esa oscuridad que ya comenzaba a parecernos extraña? ¿No habéis remoloneado, incapaces de despegar la cabeza de la almohada, cuando el estrépito del despertador nos anunciaba el regreso a la costumbre de la cotidianidad, a la linealidad paritaria de los días? Este agosto que ha huido, empujado por los idus que siembran las campiñas con nuevas tonalidades, que cubren campos con doradas alfombras, nos ha dejado ausencias y figuras habitando ya en la memoria, en las solariegas estancias del recuerdo, con imágenes de personas acunándose en la evocación de sus actos y sus palabras para con nosotros. Volvemos a sentir aquella sensación de vacío que nos engulle cuando nos sorprende la monotonía y nuestros pasos recelan del camino que dábamos por terminado, ignorando que nos esperaba, ansioso y egoísta, con la venganza del tiempo aniquilado.

            Este desasosiego que nos invade nos confirma en la vida. Mañana apreciaremos, de nuevo y con alegría, la sombra del amanecer diluyéndose con las primeras luces reptando por las aceras y descubriéndonos a la suerte de la existencia cierta, de los momentos vividos que ya no nos podrán quitar. Las risas compartidas, los atardeceres observando la transformación del horizonte, cómo los cárdenos se fijan en su línea y convierten el cielo en una hermosa fragua que funde los silencios y atesora las sensaciones que se guardan en la tranquilidad mientras el rumor del mar va entonando una banda sonora a las emociones transfiguradas que se prenden en la retina de la mujer que hoy echo de menos.

            Volvemos a singularizar el tiempo, a amordazar las horas frente a un escritorio y un ordenador, a recuperarnos de la ociosidad que nos envileció para convertirnos, durante unas semanas, en indolentes ante cualquier actividad que no fuera nuestra ocupación profesional. Retornamos a las tardes lánguidas, al pegajoso calor de estos de septiembre, a las tardes recortadas que nos envuelven en la nostalgia, en el frenesí desbocado de las calles apelmazadas por coches y estruendos, a la recuperación de la normalidad, que dicen ahora.

            Solo hay algo que nos congratula en esta suerte del retorno. Siempre La echamos de menos porque viene a ser el aire que nos procura la vida, la fuente de la que mana el agua que calma la sed, cualquier sed del hombre. No ha habido día, en la distancia, que no hallamos pronunciado su nombre e incluso invocado su mediación. Porque sabemos que viene con nosotros allá donde vayamos, que permanece anclada a nuestros corazones, que nos protege y hasta nos guía. Solo a ti echamos de menos. Solo a ti que nos haces sentir la alegría, que nos premias con la felicidad de saber que tenemos a nuestro lado a quiénes más queremos, a los amigos que comparten nuestras aflicciones. Ahora tu presencia cercana nos congratula y destruye este desasosiego que amenazaba con instaurar la tristeza en el corazón y volvemos a sonreír porque sabemos que tenemos el premio de tu Esperanza, esa alegría que ondea en tu entrecejo hasta conmocionar los sentimientos. Ahora corremos a postrarnos frente a Ti, porque si te echábamos de menos.

Galería | Esta entrada fue publicada en HERMANDAD DE LA MACARENA, RECUERDOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s