Pocas luces para la Navidad

calles-luces-navidad--644x362La Navidad es una importante fiesta litúrgica en el calendario cristiano. La celebración del nacimiento de Jesús es tan ancestral como la misma hecho que ocurrió en Belén, hace dos mil años, y abarca, no sólo a los católicos, sino a otras confesiones y seguidores de Cristo. No es una conmemoración exclusiva de la Iglesia de Roma. Recalco esto porque ya he escuchado, en círculos de la extrema izquierda sevillana, opiniones que anhelan implantar, y suplantar, este hito histórico que cambió el mundo, con su mensaje de esperanza para todos, sin distingos, que Jesús se acercó siempre a los desahuciados, a los desfavorecidos y a los oprimidos, una serie de contenidos culturales en la que puedan participar todos. Supongo que en ese todo, entren los cristianos, y que no sean excluidos por tal condición.

De momento, el equipo de gobierno, que encabeza Juan Espadas, que ganó las elecciones pasadas -¡ay, no, que no ganó, que fue asentado en el sillón de la alcaldía gracias a los votos cautivos de otras instituciones de la izquierda extremista y más intolerante-, ha hecho pública la supresión de parte del alumbrado navideño que engalana numerosas calles de la ciudad, no sólo las del centro, por considerar excesivo el costo de la instalación de la misma. Si se trata de éso, me parece perfecto. Un régimen de austeridad viene bien a esta ciudad donde el despilfarro es denominador común en los planes políticos.

La Navidad, como excelencia de la fe y la creencia rediviva del nacimiento del Redentor, es algo que no tiene, indeleblemente, por qué celebrarse con excesos, con derroches de todo tipo. Para ello, sólo hace falta la reunión fraternal de la comunidad cristiana, y conmemorar la efeméride con modestia y conocimiento real de la celebración, o sea la renovación espiritual que nos anunció el Hijo de Dios.  La iluminación no nos va hacer mejores. Y, como digo, no hace falta más. Pero es innegable que la solemnidad de la fiesta tiene otros muchos valores añadidos, por desgracia, por la condición humana, como puede ser la tradición. Y mucho me temo que la modificación, y disminución, del alumbrado festivo, en las principales vías sevillanas, lleva aparejado otros motivos; restar importancia a las creencias, al sentir religioso de la mayoría de los ciudadanos de esta ciudad. Craso error. Donde redundará, negativamente, será en los establecimientos de restauración y en los hosteleros, en los comercios, que en esas fechas resuelven gran parte de sus posibilidades de bienestar para el resto del año. No se puede negar que la política inversión, posiblemente excesiva del consistorio, repercutió, muy favorablemente, en las industrias de la zona. Consulten los resultados.

Tal vez, las grandes obras requieran de grandes inversiones, para que repercutan en la ciudad, para que los que la habitamos podamos responder al elevado coste fiscal que nos implantan, en los que, con los tiempos que corren, sin industrias que acopien la gran demanda laboral, invierten y se juegan sus propiedades para poder adquirir ese bienestar que tanto nos prometen y se nos escapa, o nos quitan, cuando lo rozamos con las puntas de los dedos.

El alumbrado navideño embaraza los sentidos, ayuda a recordarnos que la Navidad es un mensaje de amor, fraternidad y solidaridad. Muchos somos los que nos hemos criado con ese colorista resplandor perforando nuestra niñez. No sé si su supresión, o disminución, vendrá a mortificar la creencia, a restringir la fe de los cristianos, pero estoy casi seguro de que no solucionará ni los gravísimos problemas del paro, ni de la necesidad por la que están pasando tantas familias, ni remediará los desahucios. Lo mismo contribuye a acrecentarlo.

Confío en que prime la razón y que se empiece a gobernar para todos, sin políticas estanco. Aunque siempre nos quedarán los grandes almacenes que ejercerán la presión necesaria para no ver disminuir sus ventas con el reclamo de la iluminación navideña.

Galería | Esta entrada fue publicada en SEVILLA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s