Te echábamos de menos

Siempre La echamos de menos porque viene a ser el aire que nos procura la vida, la fuente de la que mana el agua que calma la sed, cualquier sed del hombre. No ha habido día, en la distancia, que no hallamos pronunciado su nombre e incluso invocado su mediación. Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

Eduardo Carrera Sualís

              10334342_10203951943067150_5778339323474826641_n  Sabemos que el encuentro no fue un golpe de la casualidad, ni el juego del azar que viene a premiarte y conceder una gracia especial. No creo, lo he repetido por activo y pasivo, en este blog y en aquellos foros donde se me ha permitido pregonarlo, en la casualidad. Presiento que la mano providencial tiene algo que ver con nuestro destino, con nuestro futuro y con el fomento de la amistad. No hay motivos para pensar algo distinto, al menos en nuestras vidas. Siempre que se nos ha cerrado una ventana, una mano poderosa nos ha abierto una puerta. En los últimos tiempos hemos sido testigo de este litigio que mantenemos con la suerte, con la hado de las coincidencias. La muestra la tenemos muy cerca. Cuando la desdicha comienza a asediarte, a recomponer el cerco de la fatalidad y luz es una estrella en el universo; cuando el infortunio ennegrece cualquier atisbo de resurgimiento, aparece un espíritu celeste que modifica las expectativas y el pesimismo viene a desfondarse en la cima de una sonrisa. Somos testigos de esta obra de la Providencia y protagonistas de una historia que recalca y magnifica el sentimiento de la bondad, que todavía pervive en el corazón de los hombres. No todos son lobos, ni abandonan a sus semejantes a la mejor suerte de la eventualidad; no todos huyeron de la desgracia que zarandeó nuestras existencias hace apenas tres años. Y no pudo suceder en un lugar más determinante ni con más asemejo al cielo, al menos para los que confiamos en la sobrenatural intercepción de la Madre de Dios, en ese lugar donde la caligrafía de tiempo amplias el número de sus fonemas de seis a ocho. Cosas que solo pasan en la Macarena.

                Cuando más lo necesitamos, cuando más falta nos hacía una sonrisa y algunas palabras que extrajeran del pozo de la zozobra nuestro ánimo –¡una sonrisa y unas palabras!–, apareció, abriéndose paso entre la multitud que abarrotaba el templo. Nos presentamos, sencillamente, y desde aquel mismo momento fue tejiéndose un entramado que ya traspasa la propia amistad, porque en casa está considerado como de la familia. Él tiene constancia de ello. Algo que tampoco es mérito que pueda atribuirse a nosotros, sino a él. Encadenadamente -¿casualidad?- llegaron una serie de circunstancias que han modificado nuestra manera de vivir. Al menos nos hemos deshecho de la espesura de la fatalidad y la luz vuelve a brillar, volvemos a fijar nuestras miradas en el horizonte. Ahora depende de nosotros. Pero él trajo la sonrisa y las palabras. Y algunas veces, los silencios. Siempre dispuesto a escuchar, a desfogar las situaciones que parecen encadenarnos a las galeras de las tristezas porque otros siguen provocando, o que vienen marcadas por las intransigencias  que va imponiendo la sociedad. Siempre está ahí. Ungido por gracias como la sinceridad. No le duelen prendas, a quien esté dispuesto a soportar la verdad, en manifestar sus opiniones. No esconde sus apegos, ni duda en defender sus creencias, las religiosas y sociales. Católico convencido, en la mejor acepción sentimental del mismo. Honra a Dios todos los días, con su protestación de fe y las consecuencias de sus actos. Cofrade comprometido, pero sin caer en los extremismos míseros que vienen, en los últimos tiempos, y desgraciadamente, desconfigurando el propósito para el que fueron creadas las hermandades y cofradías. Sirve, con humilde fidelidad, en su hermandad del Valle, dedicándose especialmente, al Cristo de la Coronación de Espinas. Vive apasionadamente, su devoción en la Hermandad de los Servitas, donde sus arraigos familiares procedente de sus ascendentes, que le enseñaron todo lo que sabe, lo que es. En la Costanilla, vive la extraordinaria alegría que se manifiesta en el rostro de la Virgen de la Salud, y en el hermosísimo rostro del Hijo del Hombre, que por aquellos lares, cosas de la reciedumbre sevillana, mantiene un cariñoso sobrenombre: El Chato. Pero donde pierde el norte de sus sentidos, donde el tiempo no tiene cuentas ni minuteros, donde su devoción se obnubila, es ese lugar donde la Virgen reside, donde la Madre de Dios nos abre las puertas al cielo, es en la Basílica de la Macarena, frente a la Virgen de la Esperanza. Se enfrenta cada día, sin faltar ninguno, a su grandeza mediadora, y cada día los ojos se le llenan de esa gloria que los macarenos nos nutrimos.

                Es Eduardo Carrera Sualís. Es nuestro amigo, nuestro hermano. Hoy, cumpleaños. Vaya esta felicitación, de los tres, tú ya sabes, ungida en el sentimiento al cariño que nos has profesado con tus actos, tu paciencia y, sobretodo, con tu afecto y dedicación.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Una macarena en Santiago

Esta galería contiene 2 fotos

Durante los días, etapa a etapa, nos iba certificando el rigor de esta ruta sorprendente. Caminos de tierra, cuestas que parecían no tener fin, parajes tan hermosos que ocultaban sus dificultades, lluvia en algunas etapas, calor que entorpecía la marcha, hospedajes tan amablemente servidos pero donde la costumbre de la comodidad diaria retorcía la memoria del descanso, horas sustraídas al sueño porque los kilómetros se van restando con madrugones y voluntades. Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , | Deja un comentario

Crónica de la Coronación. La película

Esta galería contiene 1 foto

Vibren con sus recuerdos. Recuperen aquel tiempo. Trasladen y compartan sus emociones con quienes le acompañen en la visualización de esta excepcional obra en la que fuimos parte esencial de la misma. Sueñen con aquel momento, cuando se abrieron paso entre el mar devocional que La antecedía para posicionarse frente a Ella, en el que se vieron asolados por la alegría del recuerdo y recuperaron la sonrisa de la madre que ya no está, el consejo paternal cuando nos investían con el hábito y nos impregnaba el sentir de la gente de la Macarena, la felicidad de un beso de la mujer que nos premia con la paternidad y, sorpréndanse, se reconocerán en cada uno de los segundos que conforman esta historia. Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

Un hecho verídico y la mala educación

Esta galería contiene 1 foto

Montarse hoy en día en el autobús es igual que acceder al patio de un convento o a las salas de lecturas de una biblioteca, y no hago referencia a ellas por afán cultural de los viajeros. Ojalá. Es por el silencio que reina en el interior del vehículo. Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los muñecos de la Iglesia

Esta galería contiene 1 foto

En estos tiempos difíciles sus instituciones afines -Cáritas, Manos Unidas, Comedores y Supermercados Sociales, Residencias, etc- han abierto sus puertas y socorrido a quienes se han acercado tras serle denegado el auxilio por otras organizaciones –de izquierda y de derecha-, y han ofrecido soluciones a las inminencias de sus necesidades. Y los “muñecos”, los denostados muñecos, han colaborado mucho, muchísimo, a tan grata finalidad. Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cuando las Penas de San Vicente salían una noche de Julio

Esta galería contiene 1 foto

. Yo nunca he tolerado el calor. Es algo que me supera, que me aturde y me aploma, que me causa una extraña sensación de vacío y ahuyenta mi fortaleza. Sin embargo, en aquellos años en los que uno comienza a descubrir sensaciones nuevas, y se presentan inquietudes sorprendentes, aquellas noches de calor, conviviendo con los vecinos, que eran parte de la familia, vinieron a resultar entrañables. Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

De muñecos, intolerancias y Dios

Esta galería contiene 1 foto

            La vergüenza y la educación son indicadores sintomáticos de la formación y la cultura que los hombres acaparan, del desarrollo de su inteligencia. La misma línea de adiestramiento intelectual se requiere para entender que todos no podemos, ni debemos, … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , | Deja un comentario

El tiempo corre que se las pela

Esta galería contiene 1 foto

Carmen se llamaba mi abuela. Era devota incondicional de la Virgen de la Soledad. Hoy siento la necesidad de este recuerdo, de sus palabras, del tiempo que se apresura para atropellarnos, del provecho que sacamos con nuestras experiencias, de la displicencia con la que despreciamos los momentos que una vez nos permitieron reconocer la felicidad. Seguir leyendo

Galería | Etiquetado | Deja un comentario

Jetas por Sevilla

Esta galería contiene 1 foto

            No podían empezar mejor la legislatura, en la corporación local, estos munícipes electos por Participa Sevilla, la marca derrengada de la organización de Pablo Iglesias. Una formación a la que han votado veintitrés mil sevillanos, que al final no … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , | Deja un comentario