Otro nuevo tropiezo y del mismo

           julian-morenoEs increíble. De nuevo un concejal de Participa –denominación local de la marca Podemos- vuelve a transgredir las normas esenciales al respeto que merecen los ciudadanos, esos mismos que dicen representar en las instituciones, propósitos que muy pocas veces suelen llevar a efecto. Es un mal endémico que portan en la genética esta nueva casta de políticos. No tienen más que ver los titulares de la prensa u oír los informativos de radio o televisión. Todo lo que no es de su línea se condena o se agravia. La perfección son ellos. Lástima que no reparen en las situaciones que propician con sus lamentables actuaciones y disputas.

            Julián Moreno, Participa Sevilla, reincide en sus descalificaciones sobre una parte importante de los vecinos de esta ciudad. Por si hubiera sido poco la referencia irónica sobre la desgraciada cogida de un torero, en el verano de 2015, que casi le cuesta la vida, y que conste que no soy aficionado, ayer volvió a cubrirse de gloria con un nuevo comentario en una red social, en alusión al jugador del Betis Zozulya, un ucraniano que parece ser se ha decantado por una de las facciones de la ultraderecha que mantienen en estado de guerra al país báltico, calificando a los futbolistas y dirigentes del Real Betis Balompié de poco menos que asquerosos por el apoyo mostrado a su compañero. ¡Hay que ser torpe!

            El tema de su partición y promoción de las milicias ultraderechista saltó a la actualidad cuando el jugador es cedido a un club de fútbol madrileño, Rayo Vallecano, y un grupo de fanáticos – una minoría que no representan a los aficionados vallecanos – sacan a la luz su pasado como militante de las referidas milicias. Si es cierto, que lo será, esta pertenencia no le confiere ninguna especial condición deportiva. Es más, las tendencias violentas, en el mundo del fútbol, viajan de un extremo a otro de las ideologías, asentando sus actuaciones en los estadios y también estoy seguro que habrá otros jugadores que simpaticen con el polo opuesto. ¿Les confiere esto patente de corso frente a quienes se encuentran en las antípodas ideológicas? ¿Se sectoriza la idoneidad, según la creencia política de cada uno, para poder desarrollar su actividad laboral, en este caso futbolística? ¿Se obra de igual manera con quienes profesan y participan de la ideología ultra izquierdista? Si es así, mucho me temo que estamos ante un gravísimo problema. El fanatismo propiciará la discriminación. Y que conste que no estoy de acuerdo con ninguno de los extremos, ni con quienes utilizan la violencia como medio para imponer ideas. La fuerza aplicada para este fin suele traer desgracias. Que quede claro. Prefiero la moderación y el diálogo, la reflexión y la cordura.

            Pero es intolerable que se culpabilice de estas situaciones al extenso colectivo bético porque uno de sus miembros se signifique en una condición extrema de la política. Y Julián Moreno ha cargado contra la entidad verdiblanca. Vuelve a despotricar sobre quienes le han puesto en el lugar privilegiado que ocupa. Vaya asco que dan los jugadores del Betis y los directivos de la Liga apoyando al neonazi Zozulya”. No se puede ser más torpe. Como muy bien ha hecho público el ente deportivo heliopolitano, más le valdría dedicarse a solventar los gravísimos problemas que acosan a la ciudad, a sus contribuyentes, que los habrá de todas las ideologías, que abrir la caja de pandora. ¿O sólo aspira este señor, a defender a quienes profesen el mismo credo político, a los de su casta?

            Ya estamos hartos de políticos, del signo que sean, que busquen su propia notoriedad, que intenten obtener beneficio sin ver lo que tienen a sus espaldas, sin ver más que los defectos, o atrocidades de los de enfrente, e ignorando los que se cometen en nombre de otros ideales.

            Si Zozulya es un radical, y ha tenido responsabilidades en lo que sucede en su país, que no justifico, repito, tendrá que responder por ello ante las instituciones oportunas. Sus compañeros, estoy seguro que no comparten ni la ideología ni los métodos que supuestamente practica el ucraniano, no hacen más que actuar y mostrar su disconformidad sobre la intolerancia que proviene del otro extremo de la cuerda y que se vierte  contra su compañero de profesión. Es ésta desigualdad la intentan proclamar.

            Y yo me pregunto, ¿se hubiera manifestado Julián Moreno, en los mismos términos si el jugador hubiese pertenecido a la extrema izquierda?

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en POLÍTICA, SEVILLA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s